Comenzaré por explicar que escribo esta nota porque siento un deber moral inmenso de reinvindicarme con el mundo digital. Soy muy escéptico y siento que soy el cliché más absurdo de la historia por haber caído en mis críticas.

Siempre he sido de los que sospecha demasiado de las historias de citas a ciegas, tal vez porque en el fondo no me sentía con la valentía suficiente para acceder a estos espacios de encuentros casuales y fantasías amorosas (pensaba yo). Y luego de darme cuenta de que entre mis viajes y mi trabajo realmente no tenía tiempo para además conocer gente, empecé a leer más sobre cuáles eran los mejores sitios y me topé con algunas críticas sobre Kismia, opiniones en su mayoría positivas.

Sobre Kismia y cómo me convertí en un cliché del amor online

Mi vida en Buenos Aires siempre ha sido muy tranquila, no soy de los que necesita gastarse el sueldo un fin de semana para pasarla bien. Con ir de vez en cuando a pasear a Puerto Madero o a algún teatro en Corrientes, cada cierto tiempo, yo estoy realizado. Siempre pensé que ninguna mujer iba a querer estar con un boludo aburrido como yo.

Kismia

Cómo descubrí Kismia

Por aburrido. Después de cumplir los 50 años de edad comencé a sentir el temor de la soledad. No sé si les pasa a todos, yo tenía un par de años soltero y me sentía bien hasta que ya me di cuenta de que entre las mujeres que conocía no iba  a encontrar a una compañera de vida. Además, por supuesto, está el pánico de la familia y los amigos que ejercen una presión impresionante sobre cualquier soltero. Ayudan repoco.

Por aburrido. Después de cumplir los 50 años de edad comencé a sentir el temor de la soledad. No sé si les pasa a todos, yo tenía un par de años soltero y me sentía bien hasta que ya me di cuenta de que entre las mujeres que conocía no iba  a encontrar a una compañera de vida. Además, por supuesto, está el pánico de la familia y los amigos que ejercen una presión impresionante sobre cualquier soltero. Ayudan repoco.

Un amigo me insistió en que tenía que descargar un millón de aplicaciones, que tenía que dedicarme todo un fin de semana a escribir mil perfiles, describirme como un profesional de marketing para venderme como pan caliente entre las usuarias de estas plataformas. Yo, la verdad, es que me sentía patético en eso y me vi como un potencial candidato, pero para una estafa porque además no entendía nada.

Preferí leer más y aprender un poco para no perder tanto tiempo en páginas de citas que no me iban a aportar nada. Ya uno tiene pocos años para vivir, ¿y además iba a perder el tiempo saliendo con mujeres que no querían lo mismo que yo buscaba?

Entonces dije, ¿qué busco yo? Pues una mujer que quiera viajar, leer, escuchar música y pasear conmigo y que ame a mi perro, obvio. Y ya, yo soy un tipo aburrido y necesito a alguien que me ayude a ser mejor, pero que no se desespere conmigo tampoco. Fue cuando encontré Kismia.com, una página de citas para adultos maduros que buscan relaciones estables y tranquilas. Decidí probar.

Qué encontré en Kismia Argentina

La verdad es que no me registré en juego, pero tampoco pensé que encontraría mujeres así en el portal. Creo que me sorprendió que hubiese tantas mujeres profesionales y exitosas que buscaban relaciones estables. Yo pensaba que iba a encontrar muy pocas y que tal vez ninguna se interesaría en mí.

Reconozco que al principio me volví adicto a ver fotografías de mujeres y a soñar un poco. Me suscribí a la versión Premium para conocer más sobre ellas y poder explorar un poco quiénes eran y qué hacían. Siempre me parece más fácil entablar una conversación cuando tengo al menos una vaga idea de lo que les gusta y lo que definitivamente no (aunque, obvio, una vez que uno se encuentra en persona se sorprende de lo equivocado que estuvo con algún prejuicio).

Kismia Compatibilidad

Kismia me cambió la vida

Me pareció muy entretenido la cosa de los chats. Empecé a mandar algunas de las preguntas profundas que sugiere este sitio de citas (algunas intensas) pero me gustó que siempre las más extrañas eran las que lograban mejores conversaciones para romper el hielo.

Kismia conocer gente nueva

También mandé un montón de lo que llaman “sorpresas” en la página porque ayuda cuando faltan las palabras o como un bonito gesto.

Kismia VIP

No pensé que esos detalles fueran tan divertidos al final, que conocería a Marcela y menos que se fijaría en mí. No sé si es baja autoestima o que a veces pensaba que las mujeres tenían expectativas demasiado altas de los hombres, tal vez por el fracaso de mi primer y segundo matrimonio.

A Marcela la conocí primero por chat, hablamos un montón antes de conocernos y cuando la vi supe que quería casarme con ella. Sí, sé que suena ridículo, y que soy un cliché gigantesco, pero le gustaba leer lo mismo que a mí, los dos escribimos en blogs, estudiamos periodismo -aunque yo no ejerzo hace un millón de años-, y venimos de ciudades pequeñas de Argentina.

Ya tengo con quién ir a pasear al jardín botánico, recorrer Palermo y viajar. Es realmente refrescante encontrar a alguien así. Ahora solo me queda en Kismia dar de baja porque Marcela ya no está de acuerdo en que siga con una cuenta activa, ahora somos felizmente exclusivos.

Por qué recomiendo esta plataforma

Mi factor decisivo para aceptar a Marcela en mi vida fue la reacción de mi perro. Está encantado con ella y eso que es receloso. Me confirmó que en Kismia hay personas reales, que buscan establecer nexos profundos y duraderos y que tienen buenas intenciones.

Encontrar pareja no es nada fácil y menos cuando uno ya ha pasado por un par de experiencias difíciles y tiene esa sensación de que sencillamente no nació para encontrar el amor eterno. Puedo dar sobre Kismia opiniones positivas por mis buena experiencia pero reconozco que no es sencillo. También el mundo digital se presta a muchas cosas: a que no te respondan más, a encontrar gente que miente online y no son sinceros, y sí hay que tener cuidado y tomar algunas medidas. Sin embargo, definitivamente vale la pena darse una oportunidad y eso sí, tener claro que no encontrás a tu media naranja de la noche a la mañana. Conocí a Marcela luego de unos 4 meses que tenía usando Kismia.com y luego tardamos un montón de días hablando antes de atrevernos a tener nuestra primera cita en Café Tortoni (es también un chiste interno entre nosotros).

Mi recomendación final, como todo en la vida, es la perseverancia. Si realmente querés enamorarte, sos un adulto ya maduro y querés algo serio, no dejés de darle una oportunidad a este sitio de citas. Tal vez el destino te está llamando desde hace un rato para que te conectés aquí y estás ignorando las señales :). Atrevete a conocer gente y, ¡buena suerte!